Un despido regularmente llega en momentos inesperados y es una de las peores experiencias para una persona. Bajo esa incertidumbre es posible que no sepamos cuáles son nuestros derechos en un caso como este.

En primera instancia tienes derecho a una indemnización y a una prima por antigüedad. La primera consiste en tres meses de tu salario y la segunda consta del pago de 12 días por año trabajado.

También tienes derecho a que te paguen partes proporcionales de tu aguinaldo, prestaciones que hayas generado y aún no te hayan cubierto, así como vacaciones y prima vacacional. Sin embargo, si no te interesa el pago de estas prestaciones puedes solicitar que te reinstalen en tu puesto de trabajo si tu tipo de despide lo permite.

Esto conlleva el reconocimiento de tu antigüedad durante el tiempo que tarden en reinstalarte, el pago de tus vacaciones, aguinaldo y prima vacacional que se genere durante ese tiempo, el pago de salarios caídos desde tu fecha de despido hasta tu reinstalación y a que continúen aportando al sistema de ahorro para el retiro.

Es fundamental que conozcas tus derechos para que la empresa que te ha despedido no se aproveche de ti.

No olvides que Servicios Jurídicos está a tu disposición como un despacho legal con más de dos décadas de experiencia donde trabajamos de forma ética y profesional.